De palabras y violencias : Sobre conflictos, política, derechos humanos....

  Archivos
Mar 11 [4]
Feb 11 [3]
Ene 11 [1]
Dic 10 [1]
Nov 10 [3]
Oct 10 [1]
Mayo 10 [1]
Dic 09 [2]
Oct 09 [2]
Sep 09 [6]


Sindicación
Artículos
Comentarios


General
BlogsPeru

Política
Fernando Tuesta
Gonzalo Gamio
Jacqueline Fowks
Martin Tanaka

 
Inicio | Mi Perfil | Suscríbete al blog
Noviembre del 2010

 

El RUV y el Lugar de la Memoria

Enlace permanente 17 de Noviembre, 2010, 17:18

Siempre he pensado que el Registro Único de Víctimas (RUV), en cuya elaboración trabajo desde hace casi tres años, es no sólo un instrumento para la identificación de las víctimas de la violencia y de los beneficiarios de los distintos programas de reparación establecidos en la Ley N° 28592, sino que puede ser entendido como un ejercicio nacional de memoria.

 

Me explico. La tarea de recoger testimonios de personas que refieren haber sufrido la violencia, analizar dichas historias, ubicándolas en un contexto, para finalmente dejar sus nombres y los de sus familiares inscritos en un listado oficial, ha supuesto un proceso complejo que está tomando varios años.

 

Hay aquí una doble riqueza. Por un lado, se ha podido recopilar otros registros oficiales, elaborados previamente por otras entidades públicas (el más amplio: el de la Comisión de la Verdad y Reconciliación), y al mismo tiempo registrar miles de relatos en todo el país. El resultado final, del cual estamos cada vez más cerca, nos indica que el país cuenta ahora con el mayor número de historias sobre la violencia, con un volumen de información nunca antes acopiado por institución pública o privada alguna. Para ello, se han visitado una cantidad enorme de localidades, llegando a lugares donde nadie llegó antes a escuchar estas historias. Esto nos da la posibilidad de integrar en el RUV nombres y acontecimientos que de otro modo quedarían sumidos en el olvido.

 

El carácter oficial del RUV nos indica que la sociedad peruana se compromete a guardar memoria permanente de los nombres en él inscritos – y de las historias que vienen detrás de los mismos. Este esfuerzo viene a completar desde el Estado el ejercicio de memoria que las personas y las familias realizan desde el tiempo mismo del conflicto, amparadas a veces por iniciativas colectivas de memoria grupal, institucional o local. El RUV aparece como un contenedor posible de todas estas memorias, al menos al ubicar juntos a todos los nombres de quienes sufrieron en diversas formas durante el conflicto.

 

Por lo dicho, me parece de suma importancia para la historia del país el acervo documentario que ha podido organizar el Consejo de Reparaciones en estos años, razón por la cual me parece válido preguntarse por el destino final que tendrá el mismo. Hoy por hoy, cuando llegue el momento de transferir la documentación – que se encuentra toda digitalizada – se hará al archivo central de la Presidencia del Consejo de Ministros, sector al cual está adscrita la entidad. Considero que no sería la opción más adecuada, no solo porque esta unidad carece, hasta donde sé, de espacio para guardar adecuadamente los miles de expedientes existentes, sino sobre todo porque tan  importante información sobre nuestra historia reciente quedaría abandonada y sin utilidad en medio de la innumerable documentación administrativa propia del sector.

 

Aquí es donde resulta oportuno mirar hacia otro lado y, al hacerlo, aparece en el horizonte el Lugar de la Memoria, cuya construcción se iniciará en breve. Se ha mencionado que este no será un espacio que congele una mirada sobre la tragedia viva, sino, en palabras de Mario Vargas Llosa, primer Presidente de la Comisión encargada de su implementación, será “algo vivo y actual, un lugar de exposición, estudio, diálogo y reflexión que sirva para reforzar nuestras instituciones, promover la paz y la convivencia entre los peruanos, y enseñe a las nuevas generaciones los estragos que causan el fanatismo ideológico y la transgresión de la ley”. No me queda duda que la información contenida en el RUV puede contribuir ello, junto con otras colecciones, archivos, objetos, etc. que puedan reunirse en este espacio.

 

Esta intención fue comentada por los integrantes del Consejo de Reparaciones a la Comisión del Lugar de la Memoria cuando tuvieron oportunidad de reunirse, el verano pasado. Para que se haga realidad, además de la voluntad mutua, se requiere una norma que así lo establezca. Me parece una tarea que deberá acometerse en el futuro próximo.

 

Comentarios -1 ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:


 

Cinco preguntas sobre el Lugar de la Memoria

Enlace permanente 10 de Noviembre, 2010, 18:12

En las últimas dos semanas se constata en Lima una efervescencia en torno a los temas de memoria. Sin duda, el motivo central ha sido la colocación de la primera piedra del Lugar de la Memoria, ocurrida el pasado jueves 6, con presencia del Presidente Alan García, el Ministro de Cooperación alemán y la Defensora del Pueblo. Han animado el ambiente dos eventos, uno organizado por el Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Católica y otro por la Defensoría del Pueblo, en los cuales se han presentado experiencias internacionales y nacionales, así como estudios y reflexiones. Completan el panorama notas y artículos en medios impresos y virtuales. En este tiempo, la Comisión de Alto Nivel encargada del Lugar de la Memoria ha iniciado la elaboración del guión museográfico, lo que motivó una de las actividades mencionadas. Las presentaciones escuchadas me dejaron preguntas y reflexiones que comparto con ustedes.

1.    ¿Qué relato se tomará como base para la elaboración del guión museográfico?

María Luisa Sepúlveda, Presidenta del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Chile, mencionó que su guión estuvo basado en los Informes de la Verdad trabajados en el vecino país, dado que habían alcanzado consenso en la sociedad chilena. No ocurre aquí lo mismo con el Informe Final de nuestra Comisión de la Verdad y Reconciliación. Y no me refiero a la minoría activa que se opone por principio a los contenidos de este documento y a cualquier iniciativa vinculada con la verdad, la memoria histórica y la justicia. Pienso más bien en actores o sectores que no comparten sus conclusiones o aquellos que simplemente las desconocen porque no consideran este un tema importante para nuestra vida colectiva actual. Lamentablemente, el relato que nos propone el Informe está lejos de generar el consenso y la aceptación deseada.

Ante ello, hay dos tentaciones a evitar. La primera es la parálisis: como no podemos generar un consenso aceptable, mejor no avanzar. Punto para los opositores al proyecto. La segunda tentación es la imposición unilateral: como no existe consenso, dejemos a los "técnicos" definir el guión. Riesgoso, pues se puede dejar fuera voces que debieran estar incluidas, especialmente la de las víctimas, que han expresado ya su deseo de verse reflejados en el Lugar. Entre ambos extremos, me parece más audaz asumir esta tarea como un aporte al proceso de generar miradas consensuadas sobre nuestra historia reciente.

Estoy lejos de pensar que el resultado va a contentar a todos. Ello, en las circunstancias actuales, es imposible. Además, hay decisiones técnicas que deben adoptarse en las instancias correspondientes, y que son, en última instancia, responsabilidad de la Comisión de Alto Nivel. Sin embargo, puestos en la tarea, ¿se va a perder la oportunidad de desarrollarla en forma inclusiva, democrática, tolerante? En esta como en muchas otras cosas de nuestra vida social, importa no solo el resultado sino también la manera de conseguirlo.

2.    ¿Qué criterios se emplearán para seleccionar los objetos que formarán parte de la muestra museográfica?

Luego de escuchar las experiencias internacionales, me queda claro que el Lugar de la Memoria debe reunir la mayor cantidad posible de archivos, objetos y colecciones relacionadas con el período de violencia. A estas alturas, es mucha la "materia" existente para constituir su patrimonio, y mucha más la que se puede conseguir con aportes de las propias víctimas, de los organismos de derechos humanos y de las entidades públicas. ¿Qué de todo ello será empleado en la muestra museográfica? ¿Con qué criterios se va a elegir determinado tipo de materiales y no otros?

Al plantear estas interrogantes no estoy pensando solo en criterios técnicos, pues el empleo de algunos "materiales" y no de otros implica una definición del discurso que se va a emplear en la exposición. Podemos decir que lo que se muestra (lo que se elige para mostrar) es lo que se dice. Por eso me parece fundamental definir qué dimensiones se tomarán en cuenta para esta parte del trabajo.

De paso, a estas alturas debe quedar claro que son diversos los materiales para enfrentar esta tarea. Lo importante es que existen, son valiosos y accesibles. De aquí se deriva una conclusión: no se puede reducir la exposición a lo ofrecido por Yuyanapaq. Esta fue – y es – una referencia importantísima en los esfuerzos por darle imagen y memoria al conflicto, pero no debemos olvidar que se construye a partir de una mirada: la de los reporteros gráficos. La diversidad de material existente, como lo ha mostrado la Casa de la Memoria en Huancavelica, recientemente inaugurada, permite conjugar diversos soportes que reflejan, a su vez, distintas miradas y formas de recordar.

3.    ¿Cuál es el alcance del trabajo educativo que el museo debe realizar?

Diversas iniciativas de memoria en Latinoamérica, al igual que los museos más importantes del mundo, desarrollan programas educativos. Aún más, todas estas entidades asumen que la dimensión educativa es una parte fundamental de su trabajo. Imagino que el Lugar de la Memoria también contará con una propuesta en este campo. Por eso me parece pertinente preguntar sobre el alcance que debe tener una propuesta educativa relacionada con la labor del Lugar de la Memoria. Son varias las opciones posibles.

Una opción es que la propuesta educativa se centre en la actividad museográfica, con las actividades típicas de atender visitas de escolares y universitarios, organizar eventos académicos y de difusión, acaso alguna publicación que permita comunicar contenidos en diversos soportes, y cosas por el estilo. Ello, sin duda, sería un aporte importante al trabajo por la memoria en el país.

Una segunda opción me parece más audaz. Considerando lo dicho en el párrafo anterior como una línea de trabajo (un museo que se precie no puede prescindir de ella) me parece que un espacio como este puede asumir el impulso de las recomendaciones de la CVR en materia de educación, las mismas que no han merecido la atención debida en los dos últimos gobiernos. Este es un terreno fundamental para construir una memoria consensuada y duradera, y siendo el Lugar de la Memoria el "epicentro" de archivos, investigaciones y dinámicas en torno al tema, bien podría asumir este aporte fundamental para el desarrollo educativo del país.

4.    ¿Qué política de comunicaciones debe tener el Lugar de la Memoria?

Me llamó la atención que los museos de la memoria en otros lugares incluyan una política de comunicaciones como parte de su labor. Si entendí bien, con ello se pretende difundir mensajes propositivos en el cuerpo social, pero también enfrentar las resistencias que estos espacios generan en algunos sectores. Como ambas dimensiones son necesarias en nuestro contexto, cabe preguntarse cómo piensan encarar esto.

5.    ¿Cómo garantizar la sostenibilidad del proyecto con tan poco apoyo del Estado?

Esta pudo ser la pregunta inicial. De las experiencias presentadas estos días, puedo ver que museos y memoriales surgen por iniciativa de distintos actores. A nivel nacional, es el Estado quien asume la responsabilidad. En ámbitos más pequeños puede ser el gobierno local o la propia población, a veces en forma combinada. Los diferentes arreglos suponen diferentes condiciones para dar inicio al proyecto y garantizar su continuidad en el tiempo. Se han visto casos de memoriales que quedan en el olvido porque las poblaciones se desentienden de los mismos.

Me parece que el caso peruano es particular. No surge de la decisión del gobernante, cuya inicial opinión negativa respecto al Lugar de la Memoria sólo pudo ser revertida gracias a la intervención de Mario Vargas Llosa; el financiamiento principal no proviene de fuente nacional, sino de los aportes de Estados extranjeros, en especial del alemán; las principales autoridades del gobierno no se muestran especialmente entusiastas con el proyecto. En general, demasiado poco apoyo si uno lo compara con proyectos similares en Chile o Argentina, donde fue absolutamente clara la voluntad política de impulsar este proceso.

No tengo respuesta a esta pregunta, y desde luego me parece muy valioso que la Comisión haya podido mantenerse en estas condiciones. El discurso del Presidente García en la ceremonia de colocación de la primera piedra del Lugar de la Memoria acaso despeje dudas sobre la continuidad del proyecto en el corto plazo, al menos hasta el final de este gobierno. La inquietud se levantará nuevamente luego de concluir el proceso electoral del próximo año. Habrá que estar preparados cuando llegue el momento.

Para finalizar, una pregunta adicional: ¿Qué impacto tendrá el Lugar de la Memoria en la sociedad peruana? ¿Será un espacio del que se apropien los peruanos y peruanas? Separo estas interrogantes del resto porque no se pueden responder ahora. Al incluirlas expreso un anhelo, que solo podrá ser colmado en la medida en que desde un inicio se le trabaje como un espacio inclusivo, que vaya recogiendo y reconociendo las distintas voces, y pueda devolverlas a la sociedad en esfuerzos sucesivos de generar discursos que alcancen cada vez mayores consensos. Será señal, entonces, que nos empezamos a tolerar como habitantes de este país.

Enlaces relacionados

El Comercio. http://elcomercio.pe/opinion/664960/noticia-lugar-memoria-reflexion_1

La República. http://www.larepublica.pe/archive/all/larepublica/20101106/12/node/300190/todos/1634

María Eugenia Ulfe. http://www.noticiasser.pe/03/11/2010/dedos-entintados/un-guion-museografico-sobre-el-pasado-reciente-para-el-peru

Jacqueline Fowks. http://notasdesdelenovo.wordpress.com/2010/11/05/raida-condor-en-el-lugar-de-la-memoria/

Yo mismo. http://palabrasyviolencias.zoomblog.com/archivo/2010/11/04/algunas-reflexiones-sobre-la-construcc.html

~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:


 

Algunas reflexiones sobre la construcción de la memoria

Enlace permanente 4 de Noviembre, 2010, 1:11

La semana pasada, el Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Católica organizó un seminario en el que se presentaron experiencias y se discutió sobre la pertinencia de lugares de memoria en el Perú y otros países latinoamericanos. Comparto un par de reflexiones a partir de una estimulante presentación de Tamia Portugal, quien viene realizando una investigación sobre la memoria en Putis, localidad ayacuchana donde tuvo lugar uno de las peores masacres ocurridas durante el conflicto interno.

La memoria está enganchada al futuro

Se suele asociar la memoria con el recuerdo del pasado, con la forma en la que los individuos y los pueblos elaboran sus experiencias anteriores. Sin embargo, se conoce también ahora que su importancia radica no solo en la forma en que fija el recuerdo, pues igualmente notorio es el sentido que la historia vivida arroja sobre el presente y el futuro de las personas.

En nuestro país hay diversas memorias sobre la violencia. Sin embargo, no todas ellas ocupan un lugar preponderante en la escena pública. Hay algunas que pretenden hegemonía, como la memoria "victoriosa" que intentó imponer el régimen fujimorista o el discurso negacionista repetido sin descanso por minorías activas y con poder. Frente a ellas, el Informe de la CVR se levanta como un relato alternativo que, por su dimensión y alcances, me parece contiene una pretensión (contra) hegemónica. Estas memorias, dominantes en el espacio público, discuten entre sí, y por eso se suele hablar de "batallas por la memoria".

Más allá, con menos visibilidad, subsisten otras memorias que no están incluidas, o lo están sólo parcialmente, en los relatos mencionados. De allí que el trabajo de Tamia Portugal sobre la forma en la que recuerdan los comuneros de Putis nos permita acercarnos a otros sentidos existentes pero menos conocidos. Aquí ya no interesa la construcción de grandes relatos sobre nuestra historia reciente. El sentido es otro, pues en este caso la memoria sobre lo vivido no se queda en la rememoración sino que permite elaborar una imagen sobre lo que los habitantes de este pueblo pretenden para el futuro. Y aquí, me parece, se encuentra una de las cuestiones más interesantes, pues en esta elaboración se intenta expresar un deseo, una demanda social de suma importancia: ser reconocidos como ciudadanos que forman parte del Estado peruano.

En mis recorridos por el país he podido acercarme a memorias diversas, parciales, locales. En ellas me encuentro con relatos que no siempre observo en aquellos que dominan la escena pública, y siempre me quedó la impresión que su marginalidad expresaba la ubicación social de quienes lo expresaban. Marginados y golpeados durante el tiempo de la violencia, continúan en una situación similar en este tiempo. Como se comentó en el panel, en el país existen diversidad de memorias, pero no todas están incluidas, lo cual revela las diferencias de poder que existen en nuestra sociedad. Por esa misma razón me parece que los esfuerzos por reconocer esas memorias es parte de un esfuerzo mayor por construir ciudadanía en nuestro país. Mientras más visibles y aceptadas, mayor integración de quienes han sufrido históricamente mayor discriminación.

Negociaciones con la memoria

Lo anterior me lleva a una segunda reflexión. Vuelvo a la exposición de Tamia Portugal quien explicó que el proceso desarrollado en Putis llevó a "materializar" la memoria local - y sus sentidos - en el cementerio construido en dicha localidad. La selección del tipo de memorial, la ubicación y las características del mismo nos hablan de diálogos, debates y acuerdos (y también disensos) entre los distintos actores involucrados acerca del mejor modo de expresar el sentido de su propia historia.

Más allá del ejemplo, podemos resaltar una idea general: la definición y posterior edificación de "lugares de memoria" suponen alguna forma de participación de actores, y que estos concurren con mayor o menos presencia, capacidad o poder en este proceso. Desde luego, están los memoriales definidos en forma unilateral, que no llegan a tener mayor relevancia que la de los pocos actores involucrados. Otros, en cambio, suscitan una mayor identificación. En el país, sin embargo, no tenemos aún uno que logre consensuar las distintas memorias y experiencias.

Esto nos lleva a preguntarnos sobre el proceso de construcción del Lugar de la Memoria, cuya primera piedra será puesta esta semana. Resulta válido preguntarse qué tipo de negociaciones se están produciendo para llevar adelante este proyecto, cuáles son las voces escuchadas, y si el "producto" que se va definiendo nos ayuda a un mayor reconocimiento y mejor integración de todas las voces. En este debate, por supuesto, considero fundamental darle prioridad a las voces de las víctimas, justamente las menos escuchadas.

Mi impresión es que los diversos "lugares de memoria" construidos en estos años en diversos lugares del país han sido intentos por ir configurando espacios inclusivos, y que dicha intención ha sido cumplida en forma parcial. Acaso podamos verla como esfuerzos sucesivos por construir una memoria común, aunque al mismo tiempo pienso que no será posible transitar hacia una memoria única y homogénea, dada la diversidad existente en el país y lo polarización que aún se produce al debatirlo públicamente.

Por ello mismo, tal vez necesitemos entender que el Lugar de la Memoria no es el punto final de este proceso, sino un hito más en un camino que no concluye con este espacio. Hito significativo, por cierto, pero apenas parte de un proceso mayor de aprender a reconocer nuestras diversidades y a convivir con tolerancia en medio de ellas.

~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:



Blog alojado en ZoomBlog.com

 

 

<<   Noviembre 2010  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Categorías
General [1] Sindicar categoría
Conflictos sociales [3] Sindicar categoría
Culturales [3] Sindicar categoría
Derechos humanos [14] Sindicar categoría
Discriminación [1] Sindicar categoría
Política [2] Sindicar categoría